Datos personales

Mi foto
Farmacéutico. Profesor Titular en la UDO. Consultor y Asesor de Empresas en el sector privado; organizaciones gubernamentales en el sector público y persinas naturales. Estudios de especialidad, maestria y doctorado. Gerencia de ciencia y tecnología; planificacion financiera; planificación de la educación superior; gerencia de organizaciones; gerencia política y gobernabilidad. Pensamiento complejo. Historia de Venezuela. Docente investigador de Postgrado. Coach con Certificación Internacional de CIC. Locutor certificado por la UCV.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Lorenzo Mendoza y la Sociedad Civil: "Tienes mi palabra"

La sociedad venezolana en general, particularmente sectores de esta que se han dedicado a promover su participación en la política dado que es una cuestión muy seria y trascendente, que no puede estar exclusivamente en manos de los políticos por muy profesionales que sean dado que nos afecta a todos, han de estar eveluando que posiciones asumir en estos momentos más allá de la cuestión eminentemenete municipal.  
 
En lo personal y visto que como muchos sin ilitancia partidista que no ausentes de la política y sus eventos,me atrevo a especular que, atrapada como ha quedado, entre el asfixiante comportamiento dictatorial del gobierno, a un extremo; y el de la dirigencia de oposición en el otro, pecando no sabemos si de ingenuidad o desorientación, le han dejado en medio para que tome sus propias decisiones como evidencia de su mayoría de edad.
 
Entre los extremos tiránicos de un gobierno que pretende contralar totalmente el Estado, el ejercicio del gobierno, no solo en el ámbito de lo público sino también en lo privado de la vida personal y ciudadana y, los particdos políticos y su dirigencia, erigiéndose como controladores de sus decisiones en cuanto a posibilidades de construcción de futuro, la sociedad civil venezolana ha de revelarse. Entre el llamado a elecciones realizado por el CNE, imponiendo como siempre en los últimos veinte años sus propias y benéficas condiciones y, la contradicción abstencionista de los partidos que pretenden imponer su hegemonía poltica al país opositor pero procuran un by pass que les lleve directamente a las presidenciales, primarias previas y candidatus habemus a su vez que, el cierre de la triangulación al considerar los sectores radicales que consideran la posibilidad de una salida violenta, incluso armada o tipología golpe de estado, a la soeidad civil no le queda otra que decidir por si misma.  Especulando, me atrevo a aventurar que este comportamiento del gobierno y de los partidos políticos así como de los radicales, al dejar de lado y a la deriva las opiniones de la sociedad civil, abren camino para que esta asuma su responsabilidad y asome un candidato extrapartido con claras opciones de ganar una elección presidencial. 
 
En mi opinión, veo asomar de nuevo el nombre de Lorenzo Mendoza, quien una y otra vez ha negado planes en ese sentido. No se trata de tener planes o no, se trata de que en medio del espiritu mesiánico del voto electoral venezolano, una figura de la sociedad civil, sin nexos con el gobuierno, a quien ha enfrentado, ni con los partidos políticos de opsición, a quienes desde hace ya un tiempo prolongado retiro apoyo financiero, la figura de LM puede emerger como "comodín" en medio de la crisis política nacional y con posibilidades ciertas de imponerse, incluso llevando a los extremos a tocarse y entenderse para cerrarle el paso como ya ocurrió en la oportunidad en la que Renny Ottolina representaba un verdadero riesgo para el "establecimiento" político de aquellos años en los que la decadente política de aprtidos abrión compuertas posibles al mundo de pensamiento independiente.
 
Mi costumbre de leer entre lineas recibió una señal a considerar en cualquier análsis de mercadeo publicitario, incluso de naturaleza subliminal en cuanto a posibilidaees de poscionamiento político electoral por bandas. La frase que hoy exhibe Polar al final de sus comerciales dice mucho, tanto como queramos interpretar: "Tienes mi palabra"...

martes, 24 de octubre de 2017

Acción Democrática, entre el golpismo y la oportunidad



No considero que lo ocurrido en Acción Democrática y la militancia de los gobernadores electos, ahora bajo juramento ante la mayor "usurpadora" de Constitución, sea cuestión a despachar en un dos por tres. Los electos para Táchira y Nueva Esparta han pretendido justificarse sin éxito ante la repulsa generalizada del país, incluso del sector oficialista en las burlas trogloditas del mazo. Afirman que ha sido un acto político pero que institucionalmente no le reconocen. Incluso la joven electa en el Táchira, ahora lanzada al pajón de la historia por su propio partido, señala que fue amenazada por el gobierno con hacerle correr la misma suerte de Ceballos. Cosa extraña porque, si bien no estoy ni me gustaría estar en sus zapatos, no puedo menos que pensar en el hecho de que, al aceptar participar en un proceso electoral como el ocurrido el 15O, ha debido estar clara ante los riesgos que habría de asumir y las consecuencias que su posible elección acarrearía. La más sencilla, que le eliminaran competencias de inmediato como en efecto ha ocurrido. No se trata de un juego de carritos chocones en domingo familiar. Por tanto, era de esperar que en su contra, hubiese presiones de toda índole y más aun si resultaba electa. Tal vez su juventud y el instinto de conservación más la disciplina del partido se impusieron. Con ello, hemos de s apuntar que no se trata de caras nuevas y jóvenes, sino que la experiencia cuenta ante una crisis política como la que calza Venezuela por estos tiempos. Alguien me habla y yo agrego algo de mi creación para hablar de "rebelión de las canas". Una situación en la que no basta con la ganas sino que la malicia cuenta. Esto en primer lugar.

Luego está la cuestión del porqué AD se la juega en esta decisión que le coloca ante el "autosuicidio" político como diría CAP. No se trata ya de las "fútiles" aspiraciones presidenciales de HRA. Ya no cuenta. Veo, a vuelo de pájaro y una primera y rápida mirada a los acontecimientos que, lo ocurrido en el estado Bolívar tiene algo o mucho que ver. El miércoles 18 de octubre, los militares dieron un autentico golpe de estado revirtiendo el resultado electoral expresado en las urnas, algo similar a dos eventos de nuestra historia cuasi contemporánea: El golpe de estado del 18 de octubre de 1945 y los resultados plebiscitarios del 2 de diciembre de 1957. Ahora, las consecuencias están por verse y creo que allí, justamente allí es donde AD ha intentado actuar al dar legitimidad y oxigenar al gobierno a través de la "usurpadora" mayor y juramentar los gobernadores, toda vez que el fraude demostrado por Andrés Velásquez pone en tela de juicio y posición de jaque al gobierno, desde la perspectiva de sus soportes posibles. Los militares ubicaron al gobierno ante la posición de entregar la gobernación del estado Bolívar desproclamando al fraudulento o, permitir que las sombras de toda duda arropen el barniz de democracia que quiso imponer y casi logra mediante la convocatoria a las elecciones regionales. Aquí hay mucha tela que cortar y, aunque sastre no soy, he de tomar las tijeras para discernir acerca de lo que hay detrás de esta jugada.

A las presidenciales, el PSUV presentará, bien a NM, bien a un militar de alto rango. AD se asomara con HRA, ya sin chance alguno ante su socio. Queda un importante e inmenso espacio no cubierto por uno ni otro que, ante la posibilidad de despertar y mover a las urnas electorales mucha gente, particularmente de la denominada sociedad civil hoy anti partido, con posibilidades de echar una verdadera vaina con un candidato que ha comenzado a fraguar ante la opinión pública nacional e internacional. También aquí, mucha tela que cortar.

Por hoy, al final. La política en tanto actividad social no es sucia como muchos piensan. Es una actividad noble que procura el bienestar de las mayorías mediante el servicio público desde la conquista del poder. Recuerdo ahora la estrofa de un poema que de niño escuche muchas veces y con atención en la voz de Luis Edgardo Ramírez. Un poema gaucho refiere que somos como los puercos que antes de beber el agua la “ensucean”. La política ha de ser como el agua, viva, clara, transparente. No soy practicante de la anti política, si militante de la verdad, La política no es sucia. La ensucian, la encochinan quienes ponen sus intereses por encima, en este caso, de los del país que vale decir, por encima del interés de todos y cada uno de los venezolanos.


Ciudad Bolívar, 24 de octubre de 2017