Datos personales

Mi foto
Farmacéutico. Profesor Titular en la UDO. Consultor y Asesor de Empresas en el sector privado; organizaciones gubernamentales en el sector público y persinas naturales. Estudios de especialidad, maestria y doctorado. Gerencia de ciencia y tecnología; planificacion financiera; planificación de la educación superior; gerencia de organizaciones; gerencia política y gobernabilidad. Pensamiento complejo. Historia de Venezuela. Docente investigador de Postgrado. Trainer Coach. Locutor certificado por la UCV.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Movimiento Nacional por la Defensa de la Autonomía Universitaria en el estado Bolívar

El presente documento, de naturaleza y carácter principista, que asume los valores de democracia como condición para el desarrollo pleno de las potencialidades del hombre y la vida en sociedad, tiene por objeto fijar la posición política de autoridades, personal docente y de investigación, personal administrativo y obrero así como la de estudiantes de universidades públicas y autónomas, ante la aprobación de las leyes de Ciencia, Tecnología e Innovación y de Educación Universitaria. A la vez, se constituye en un instrumento mediante el cual expresamos nuestra disposición para la defensa del sistema de libertades establecido en la vigente Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. En ese sentido consideramos,

1. Las contradicciones de la Asamblea Nacional:
 Entrega al Ejecutivo sus facultades legislativas y luego, cuando en ejercicio de su soberanía, la población votante se pronuncia por la conformación de una nueva asamblea, que refleje la pluralidad existente en sus bases, apresura la aprobación de al menos 16 leyes en 15 días, decretando incluso la “urgencia legislativa”, para violentar la Constitución de la República con leyes que ni siquiera la contradicen sino que resultan nulas de toda nulidad al no encuadrar en el contexto de la misma, sino que, adicionalmente desconocen de la manera más mezquina y vulgar, la soberanía sobre la cual ha descansado el mandato de su ejercicio en los cuatro años de su gestión.

2. Supresión del período correspondiente a los diferentes órganos de la función pública:
Mediante la aprobación de la Ley que regula los períodos de ejercicio a los diferentes órganos del sector público, la feneciente Asamblea Nacional, mutila las funciones legislativas y aquellas inherentes a cargos de elección popular como las alcaldías gobernaciones y alcaldías, estableciendo una elección general para diciembre de 2012. Por tanto, los legisladores electos, apenas pudieran llegar a legislar durante un lapso de 6 meses, entre julio y diciembre del año 2012, precisamente el año electoral.
Se ha producido un desconocimiento de la voluntad y soberanía popular, una violación sostenida del contenido en cuanto al espíritu, propósito y razón de la Constitución de la República, hechos que ya han sido denunciados ampliamente desde las escuelas de derecho de nuestras universidades tanto, públicas y autónomas como privadas, a la vez que se ha concentrando todo el poder del Estado en una sola persona conformando de hecho un gobierno de facto y como tal, un régimen que comienza a moverse al filo de la dictadura.

3. Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación y la Ley de Educación Universitaria:
En el contexto de una Asamblea Nacional al servicio del usufructo del poder por el poder en si mismo y no para el ejercicio de las libertades públicas y el bien común en correspondencia con la necesidad de propiciar desde la estructura del estado la mayor suma de felicidad posible a la población, elevando sus condiciones y calidad de vida, se aprueban dos instrumentos jurídicos con la intención de acabar con la autonomía de las seis universidades de mayor productividad académica en Venezuela.
La autonomía de las universidades venezolana fue una disposición del propio Libertador cuando en 1827 se crea la Universidad de Caracas, antecesora y precursora de los que luego pasaría a denominarse Universidad Central de Venezuela. Autonomía que fue reafirmada en el ámbito de las universidades latinoamericanas, cuando en Uruguay, a consecuencia de las demandas establecidas por los estudiantes universitarios, las cuales dieron paso a los sucesos de la Universidad de Córdoba, en Argentina, se aprobaron las conquistas que dieron lugar a la participación estudiantil en la dirección universitaria. Esta corresponsabilidad administrativa, ocurrió sin necesidad de establecer paridades de tipo alguno por cuanto se reconoce desde siempre que la mayor responsabilidad en el manejo de las universidades corresponde al cuerpo profesoral.

4. Las frustraciones del Presidente en funciones:
Como universitarios, lamentamos las evidentes frustraciones que acompañan la vida del actual presidente de la República, quien en un reciente acto académico, como lo fue la graduación de médicos egresados de la Universidad de los Llanos Occidentales Rómulo Gallegos, pretendió el uso de los aperos que integran el traje académico, al aparecer de toga y birrete ante el auditorium y en cadena nacional. Esta situación, se suma a las múltiples vejaciones de que ha sido objeto la academia venezolana, por parte de quien no es digno de vestir tales galas por cuanto, una condición sine qua non para el ejercicio de la actividad y desempeño de vida universitaria es la tolerancia. Esto es así, debido a que la universidad es el centro de las ideas y por tanto,  su seno esta abierto a todas las corrientes del pensamiento, sin exclusión alguna, salvo de aquellas que atentan contra la viabilidad de  la evolución humana, quienes nos caracterizamos por nuestras propias percepciones y visiones de la realidad en un ambiente de libertades y respeto, cuyos principios son vulnerados cotidianamente desde el ejercicio del poder público en todas sus manifestaciones, no solo a través y mediante el léxico presidencial, como representante del Ejecutivo Nacional, sino en las acciones que se ejecutan desde el Tribunal Supremo de Justicia; Consejo Nacional Electoral y las representaciones del Poder Moral expresadas en la actuaciones de la Defensoría del Pueblo, la Fiscalía General de la República al igual que la Contraloría General de la República amén de las ya señaladas en cuanto a la Asamblea Nacional, con el único objetivo de asfixiar a la sociedad venezolana mediante el uso del miedo y el terror como parte de las políticas de Estado que en nada contribuyen a la solución de los problemas ingentes de la misma, y por el contrario, deterioran la convivencia entre los venezolanos a la vez que minan la vida ciudadana y se destruye la infraestructura operativa del país.

5. Ante ese  contexto, ¿Qué hacer?:
En primer lugar, como universitarios, condenamos la aprobación de las leyes recientemente consideradas en el seno de la Asamblea Nacional dado el carácter anticonstitucional de las mismas, de manera particular y concreta, en el caso de las leyes de ciencia y tecnología y de educación universitaria. Ambas son violatorias de la autonomía universitaria reconocida por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Por tanto, hacemos más que un llamado, una convocatoria a todos los universitarios del país para que de manera unida y unitaria, impongamos la defensa de la universidad autónoma, que no por ello deja de ser pública y popular. Una defensa que no solo envuelve la situación universitaria sino que, como corresponde a la universidad desde la responsabilidad de sus fines, ha de ser el trabajo por la defensa de las libertades individuales y colectivas, las cuales han sido cercenadas y secuestradas por el Ejecutivo Nacional.

Por una verdadera universidad libre y autónoma, en Ciudad Bolívar a los veintidós días del mes de diciembre de 2010. Primero de nuestras acciones por la recuperación del país.


En el Salón de sesiones del Consejo de Núcleo Bolívar de la Universidad de Oriente, Ciudad Bolívar, al 22 de diciembre de 2010

sábado, 18 de diciembre de 2010

Cine venezolano: Hermano y La hora cero

De un tiempo a esta parte, los creadores venezolanos que hacen expresión de su arte en la gran pantalla, nos vienen mostrando una buena producción que no solo es pertinente señalarla en términos de lo cuantitativo, sino que adicionalmente hemos de destacar su alta factura cualitativa. Como quiera que resulta valido aquello de “honor a quien honor merece”, hemos de reconocer que esta es una de esas políticas públicas en las que el gobierno ha resultado en ejecutorias coherentes que, financiamiento mediante, han permitido y permiten la puesta en escena de nuevas y disímiles producciones cinematográficas. En estas últimas semanas hemos tenido la ocasión de ver dos buenas películas venezolanas: “Hermano” y “La hora cero”.

Los juicios de valoración estética son altamente subjetivos, y lo son aún más cuando quien los emite adolece de la prelación y el bagaje técnico necesario y suficiente como para emitir un juicio valorativo que resulte creíble y sostenible sobre la base de argumentación teórico – práctica. Por tanto nuestras apreciaciones sobre ambos films tienen algo de racionalidad y mucho de la emocionalidad que cada uno de ellos despertó en mí. Por tanto mis opiniones en esta materia ni siquiera alcanzan las aproximaciones de un cinéfilo y si, mas bien, las vulgares opiniones y deseos de un aficionado.

Dos películas interesantes de reciente cartelera son “Hermano” y “La hora cero”. Ambas colocan sus luces sobre la vida en el barrio caraqueño, desde cuyas alturas depauperadas por el abandono se aprecian grandes panorámicas de la ciudad en medio del valle que tiene por norte a El Ávila de Manuel Cabré y de José Campos Viscardi, a quien conocí en Ciudad Bolívar y de quien poseo una de sus cúbicas serigrafías sobre El Guaraira Repano, cerrando paso al Mar Caribe. La una y la otra plantean el drama social de la delincuencia. “Hermano”, tal vez de una manera más plana y sencilla que en el caso de “La hora cero”. Esta última va más allá. Si en su trama, “Hermano” toma la delincuencia desde la perspectiva del rescate posible y el triunfo ante los desvaríos de la vida fácil y sin mayores esfuerzos envuelta en el delinquir cotidiano, en el caso de “La hora cero”, la profundidad del planteamiento delincuencial detrás del sicariato, desnuda el “negocio” del “escenario amarillista” detrás de la noticia de sucesos, tan frecuente en nuestros medios, particularmente en la televisión.

Si  bien “Hermano” asume la muerte desde abajo para florecer a la vida, “La hora cero” la asume desde arriba, desde las más encumbradas alturas del poder para dejarnos saber como parte de las miserias humanas, el sucumbir de la pobreza a los dictados de un  amor que se contextualiza en la traición de las propias razones que lo propician. Traición que se expresa tanto en los códigos amatorios como aquellos que dan vida a la hermandad de los bajos fondos delictivos. En ambos escenarios, hay un punto de no retorno en el que por una u otra causa, la vida pierde todo el valor que en si misma pudiera tener.

De mi parte, no quiero pasar por alto la oportunidad de esta crónica, para destacar el desarrollo que dentro del cine venezolano comenzamos a observar en las nuevas generaciones de jóvenes que van dedicando sus vidas a la creación y participación en las lides del “séptimo arte”. Es necesario hacer referencia a la Escuela de Artes de la Universidad de Los Andes, no en balde la universidad venezolana posicionada en el primer lugar, entre todas las del país, de acuerdo a los informes del Worl Web Ranking. Entiendo que allí se forman y desarrollan profesionalmente una buena cantidad de técnicos,  a quienes corresponderá la tarea de consolidar el buen cine venezolano que ya tiene referentes internacionales en tan buenos actores como Edgar Ramírez. Allí, en esa Escuela de Artes, tiene presencia y viene ganando su puesto un joven profesional de estas lides escénicas, quien como técnico tiene participación en su primera película, estando al frente de la foto fija. Se trata de Juan Humberto Rodríguez. Su estreno ocurre en el film “Paquete # 3, si la vida cuesta, imagínate la muerte”. Una película que, por lo visto en el “demo” que aparece en la red, toca al igual que las referencias de este trabajo, el tema de la delincuencia y el sicariato, ahora desde otra perspectiva para hacernos ver una arista distinta del problema.

Para Juan Humberto y sus familiares en El Palmar, no queda otra que apoyarle e incitarle a que no desmaye. No es un camino fácil el que ha escogido y ya se encuentra frente a sus pininos. Como él muchos jóvenes y como ellos y en ellos, una posibilidad futura en el marco del necesario desarrollo de esa tierra. Si grande es Venezuela, tan grande como ella es nuestro estado y desde aquí, como el Dios Abraxas y el ave fenix en las obras de Hermann Hesse, habremos de dar nuestros aportes para una nueva y distinta visión del desarrollo, en un futuro que ha de alcanzarnos por cuanto se ha hecho cercano y sus inicios comienzan a llamar en nuestras puertas….



Bismarck Ortiz Rondón
V. 3.627.220



Ciudad Bolívar 18 de diciembre de 2010


Ley seccureza, reguladora de “esfínteres” intelectuales

Una frase a la que necesariamente se apela en ciertos momentos y contextos refiere el hecho de no pasar o considerarnos “eunucos intelectuales”, suerte de seres castrados en sus formas de pensar y actuar en correspondencia con los dictados de su razón. Seres que de alguna manera están impedidos para hacer uso, por cuenta propia, de su masa gris. Por tanto, su ideario responde a las imposiciones de otros. Si de hecho, esta es una situación indeseable a cualquier humano preciado de tal, lo es más cuando la actividad a la que se dedica tiene como uno de sus objetivos: Propiciar la felicidad de sus congéneres a través del uso del poder, en el ejercicio de la política.

La actividad política per se, requiere en su quehacer, altas dosis de creatividad por cuanto se trata de abrir cauce a las ideas propias en abierta confrontación con las ideas de otros que también se dedican a esta actividad. Y no hay duda en cuanto a que, el mejor escenario para la confrontación política de las ideas es el Parlamento. Ese es el foro por antonomasia, en el que se someten a discusión previa, las acciones que ha de tomar el Estado en función de los mejores intereses de la población en particular, y del país en general. Por tanto, una condición inmanente al legislador es la discusión con base e la presentación de argumentos con la intención de convencer a los otros de que sus propuestas son mejores, respecto de los fines ya señalados, que la de los otros. Es  en esos momentos cuando el intelecto y potencial argumentativo echan mano de la información disponible y desarrollan las capacidades creativas de los “diputados” para alcanzar los mayores beneficios para el colectivo.

Pues bien, en Venezuela, la capacidad creativa y la calidad argumentativa de los representantes del pueblo en el Parlamento, acaba de ser anulada mediante la aprobación de una Ley. En efecto, la Asamblea Nacional aprobó modificaciones a la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones, no solo en contravención de lo establecido en el artículo 251 de la Carta Magna Venezolana, sino más aún, intentando cercenar el derecho humanamente universal de actuar conforme a los dictados que su conciencia, señale a cada “diputado”. Esto so pena incluso, de ser sancionado con la inhabilitación política de quien ose actuar fuera de lo establecido en los nuevos artículos que van desde el  27 al 32, en los que se pretende concretar dicha aberración humana mediante el uso de una figura jurídica a la que se define como “fraude a los electores y las electoras”.

Más aún, para complementar la burla implícita en tamaño disparate, el individuo que tiene en sus manos la responsabilidad del Ejecutivo, asume públicamente ser promotor y autor de la reforma de esa ley, teniendo además el tupe de instalar, dictando una “clase magistral”, un Instituto de los Altos Estudios Políticos. Habrase visto contradicción tan evidente. Se supone que un instituto de esa naturaleza forma para actuar conforme criterios propios derivados del análisis y estudio crítico de la realidad. Entonces, como interpretar esta disociación cognitiva entre, por una parte, formar para la acción crítica en la confrontación con la realidad que resulta no solo compleja, sino cambiante y, por la otra, si una de estas personas llegase al Parlamento, ha de tragar grueso para no atragantarse y superar las posibilidades de un infarto en la disyuntiva íntima de atender a su propio criterio o lamer la bota del amo actuando en contraposición a los dictados de su conciencia. En medio de tal contexto ¿cómo podría o pudiere haber evolución del pensamiento y la acción política cuando todo permite intuir que el objetivo de tales reformas legales no es otro que el establecimiento del pensamiento único?.

Por lo demás, como asumir el hecho de que en esa ocasión, el responsable del Poder Ejecutivo increpe a un sector de los nuevos “diputados”, aún por asumir las responsabilidades propias de sus curules, ordenándoles calificar de una u otra forma a los diputados no  afectos a ese sector político, lo que pone en evidencia quien da las órdenes y les priva del uso de sus criterios propios y dictado de sus conciencias. Esto es,  son “diputados” con la conciencia empeñada a un hombre y no en función del país. Una cuestión que va de frente contra el contenido en tanto propósito, espíritu y razón de la Constitución.

Los “diputados” que votaron a favor de esta ley, al hacerlo se desconocieron a si mismos, no solo como ciudadanos y diputados sino, lo más grave aún, como personas o seres humanos. A mi que personalmente no me gusta asignar calificativos a los seres humanos, a menos que sea menester hacerlo, no puedo sino señalar que, esos “diputados” han devenido en “cosas” que en el más estricto sentido de la palabra, son utilizados por el amo o dueño de sus conciencias en razón de sus más íntimas y fisiológicas necesidades. Esta ley, a la que hemos de bautizar como “seccureza”, en buena hora viene a regular el flujo de sus esfínteres intelectuales….


Bismarck Ortiz Rondón
V: 3,627.220


Ciudad Bolívar 18 de diciembre de 2010


miércoles, 15 de diciembre de 2010

Venezuela 2010: La última dictadura

Después de los resultados del 5D de 2007, se inicia un Golpe de Estado legislativo en contra de la Constitución de la República, violentando la voluntad popular que, en ejercicio de su poder originario, determino en esa fecha, su rechazo al modelo político, económico, social y cultural que ha pretendido instaurarse en Venezuela desde el famoso juramento militar del “Saman de Güere”. El proceso de avances y retrocesos graduales, ve la necesidad de ser acelerado luego de los resultados electorales del 26S del 2010, cuando luego de superar múltiples errores y desencuentros internos y para con la población opuesta al gobierno, los partidos de oposición alcanzan la tercera parte de los escaños en la conformación de la Asamblea Nacional.

Luego, en medio de la tragedia generada a consecuencia de los elevados registros pluviométricos registrados en al país y concretamente en algunas regiones donde, gobernadores y alcaldes son expresión de los partidos y población abiertamente opuesta al gobierno en ejercicio y, dada la respuesta evidenciada por estos a la emergencias, en la cual ponen en evidencia elevadas capacidades de gerencia social y velocidad de respuesta se produce en medio de una elección parcial de gobernadores y alcaldes en la que, por encima de la abierta participación del Plan República cuyo Comandante fue suficientemente explícito en declaraciones posteriores a las que en su oportunidad diera el Ciudadano Presidente de la República adelantando el desconocimiento de la voluntad popular que pudiera expresarse en el 2012, año de elecciones presidenciales, puso en evidencia la debilidad del gobierno y el respaldo posible en sectores poblacionales donde este suponía le estaba sobrado. En ese sentido, los números no mienten.

Este nuevo escenario, en el que las lluvias dejaron al desnudo un gobierno ineficaz, ineficiente e improductivo, obligó respuestas del gobierno a la población, particular y concretamente a la afectada por los fenómenos de la naturaleza y, para colmo de los esperado por este, desde los propios albergues surgieron voces de reclamo al incumplimiento de ofertas y promesas dándose el caso de personas con más de tres años habitando en esos centros de alta densidad poblacional en condiciones humanamente depauperadas. La respuesta única del gobierno ha sido eminentemente populista y de aceleración en la aprobación de leyes que, como todas aquellas que han sido aprobadas desde enero del 2008 e incluso algunas aprobadas desde 1999, han resultado y resultan abiertamente contrarias al contenido de la Carta Magna, ubicando al gobierno más allá de las fronteras constitucionales con lo que se abona el terreno para el ejercicio de gobierno en términos de lo que ha de considerarse políticamente, una dictadura. Al gobierno, vistos los últimos resultados electorales por una parte y por la otra, su deseo de mantenerse en el poder por encima de la voluntad popular, le han cerrado todos los caminos democráticos por lo que, su alternativa única es la dictadura.

Ante esta situación del país sostengo una hipótesis que he venido dando a conocer desde hace al menos dos meses..

Trend Info
Para mantenerse en el poder, al Presidente no le queda otro camino que abrirse al ejercicio de la dictadura. La última y más breve de la época en las postrimerías del modernismo en Venezuela. Como consecuencia de ello, se abren las compuertas a la reconciliación entre los venezolanos a través del gobierno de emergencia nacional que esta por venir, mas pronto de lo que muchos imaginan. La revolución bolivariana, socialista y cristiana ha terminado.
 
En Venezuela, la ultima dictadura del siglo XX y primera del  XXI, se fraguo con anterioridad a 1992, cuando se muestra por ves primera al país mediante las acciones consecutivas de os Golpes de Estado que se produjeron el 4 de febrero y el 27 de noviembre de ese año.  Se posiciono a partir del año 1999 con la toma del poder haciendo uso de los medios democráticos expresados en la votación popular,  e inicia su ejercicio pleno y como tal, el 16 de diciembre del 2010 a manos de la mayoría de los integrantes de una ilegítima Asamblea Nacional a la que solo restan horas para finalizar en funciones, y justamente, en el preámbulo de un nuevo aniversario del 17 de diciembre, fecha en la que, con la democracia, se recuerda el fallecimiento del Libertador hace 180 años.
 
Paz a los restos de Bolívar.  Venezuela florecerá nuevamente luego de la noche oscura  de esta larga pesadilla….


Ciudad Bolívar, 15 de diciembre de 2010





  

  
  

viernes, 3 de diciembre de 2010

El tuma y otras costumbres indígenas

 Con mi agradecimiento por su revisión,  para la publicación,  a la Profesora Estílita Delvalle Campos Barreto, quien comparte y respeta a los primigenios habitantes de nuestro país, haciendo de de ello un apostolado de vida al igual que su padre el "Maestro" Freddy Campos.

Un tema de discusión, por lo fundamental y particular de su contenido para el hombre, ha devenido alrededor de la idea y el concepto de cultura. Tal vez aún persiste transformada progresivamente en una cuestión de tono menor ante tantos problemas como los que hoy confronta la humanidad. La cultura no es un tema sencillo, ni fácil. Tal vez sea uno de esos pocos temas cuya episteme pudiera disociarse de sus coordenadas históricas de tiempo y espacio concentrándose en la esencia de cada ser humano para y desde él proyectarse al colectivo, no en términos de demostración cognitiva sino como expresión del ser que finalmente nos envuelve a todos y donde nada no es propio y nada nos resulta ajeno.

En ello se encuentra sumergido el contenido de estas notas, de las cuales pretendemos emerja una mejor comprensión de la herencia cultural que nos han legado nuestros ancestros. Una muestra de nuestras querencias culturales puede observarse en muchas de las expresiones que enriquecen nuestra sabiduría popular, de la cuales tomaremos solo tres para vida propia a esta primera reflexión. “Están comiendo los dos en el mismo plato”, es un decir de nuestra cultura para señalar que dos personas, no necesariamente emparejadas, se encuentran en una profunda y compartida situación de amor o amistad (otra manera de amar). “Donde comen dos comen tres” pudiera tomarse como una ampliación de la anterior. Sin embargo esta referida al hecho de que el alimento existente en un momento cualquiera y, establecida su distribución previa entre una cantidad determinada de personas, bien puede ver reducida la porción correspondiente a cada quien si repentinamente aparece alguien que no era parte del reparto inicial. A esta, hay que anteponer el distanciamiento, tal vez, no existente en la primera referencia que hemos realizado, la cual corresponde al “juntos pero no revueltos”, para significar que aun cuando se pueda estar en alguna de las dos situaciones anteriores, hay distancia por medio y el compartir no se traduce literalmente en entrega al otro.

Pero, más allá de estas, digamos, formas de interacción social, existe una en la que, colocada una vianda central para recibirlos a todos, cada quien toma un trozo de casabe y lo moja en el caldoso líquido que hace los honores a todo aquel que desea compartir de tal manera que nada, en aquel condumio es de nadie, como tampoco en el resto de las actividades que se cumplen en la comunidad, y todo es de todos, por tanto se trata de una situación muy peculiar en la que todos comparten una de los bienes materiales más sagrados al hombre: El alimento. Esta costumbre ancestral tiene lugar en nuestras comunidades indígenas, particularmente en la región de La Gran Sabana. Se trata del  tuma de nuestros aborígenes. Es su plato principal, infaltable a la hora de la comida en comunidad, bien sea parte de ella, sea invitado o llegue usted al momento de servir y degustar el condumio.

El tuma es una preparación líquida a base de ají y abrosa, esta última una hoja comestible. Este plato puede ser preparado con base en pescado, de venado, de pollo, merupa, una especie de bachaco, y por último, un ingrediente que también es utilizado, el  bachaco culón. Lo importante e interesante de esta tradición cultural del pueblo pemon, es que se trata de su compartir. Es el darse a los demás agasajándolos y obsequiándoles, de manera que todos comen de un mismo plato en el que, libre Dios, se cometa la indiscreción de introducir nuevamente en la olla de barro contentiva del caldo, la pieza de cazabe que usted ya había bañado en el líquido y llevó a su boca. Debe comer el resto del trozo de cazabe completamente y en seco. Después, obvio, puede repetir la acción. La olla a la que hacemos referencia recibe el nombre de “inö o öinnö en el idioma taurepan, que significa olla de barro.

Otras costumbres, tan interesantes como la anterior, cuando se trata de interpretar la idiosincrasia indígena de esta zona, tiene que ver con el reparo de las tareas en cuanto al trabajo. Esta es una cuestión que por ignorancia lleva al establecimiento de ideas erradas en la población no indígena, con respecto al comportamiento de aquellos. Así se tiene que el hombre no coloca carga alguna sobre sus hombros mientras esta actividad corresponde a la mujer. Esta es una circunstancia cultural que, analizada desde la perspectiva del comportamiento, más que del hombre, del moderno caballero de occidente, es vista con desdén, acusando al hombre indígena de “flojo”, lo cual no es. Se trata de que, en la distribución del trabajo, a la mujer corresponde esta acción mientras el hombre avanza delante con las herramientas necesarias para abrir camino y atender la defensa de la mujer y los hijos en caso de cualquier ataque. Ataques que en medio de su habitat, por lo general provienen de animales.

La mujer indígena, en este escenario cultural, tiene asignadas otras responsabilidades como atender la siembra en el conuco y elaborar el cazabe mientras el hombre tiene a su cargo las tareas de caza y pesca, así como la fabricación de la cestería. Incluso, estas son artes en las que el hombre ha de ser diestro para obtener el beneficio de la entrega a su cargo de la mujer que pretende desposar, por cuanto a si será y es exigido por el padre de ella. En materia de idiomas, en la zona de La Gran sabana, asiento de comunidades cuyo origen primigenio es pemon, se comunican mediante el uso de fundamental de tres lenguas que en términos generales, integran el idioma pemon, a saber: Taurepan, kamaracoto (De uso exclusivo en la comunidad de Kamarata) y arecuna. El idioma pemon se caracteriza por disponer u número de vocales superior al castellano, amén de no poseer las consonantes castizas “be” (b) y “ce” (c), por lo que su cartilla de primeras letras en proceso de desarrollo escrito recibe el nombre de achedario y no abecedario como el nuestro. Pemon es una palabra del idioma taurepan y significa “hombre de la tribu”.

Este es apenas un sucinto esbozo de la riqueza encerrada en la cultura de nuestros ancestros, etnias que a lo largo destiempo han mantenido la pureza de sus castas, una consecuencia de la ausencia de mezclas que si han acompañado al resto de los no indígenas venezolanos quienes entre otras, son categorizados como “criollos”, “mestizos”, “mulatos” y pare usted de contar, sin dejar de lado la actitud de cierto menosprecio en el que pudiera caerse como consecuencia de ser el país en el que habitan las mujeres más hermosas del mundo, cuando muy particularmente en la Guayana venezolana y nuestras etnias originarias tenemos una importante reserva humana cuya belleza y cultura han de observados y analizados en el contexto de su realidad, para interpretar de manera clara y disponer con ellos la integración intercultural que constituye la esencia ancestral del pueblo venezolano.



Santa Elena de Uairén 2 de diciembre de 2010