Datos personales

Mi foto
Farmacéutico. Profesor Titular en la UDO. Consultor y Asesor de Empresas en el sector privado; organizaciones gubernamentales en el sector público y persinas naturales. Estudios de especialidad, maestria y doctorado. Gerencia de ciencia y tecnología; planificacion financiera; planificación de la educación superior; gerencia de organizaciones; gerencia política y gobernabilidad. Pensamiento complejo. Historia de Venezuela. Docente investigador de Postgrado. Coach con Certificación Internacional de CIC. Locutor certificado por la UCV.

sábado, 8 de junio de 2013

CHOCRON Sonia (2013). Sábanas negras. B. Venezuela S.A. Caracas



Fin de semana en Caracas. Aparte diligencias personales propias y otras relacionadas con mi padre, el viaje incluía la asistencia al Teatro Teresa Carreño el sábado por la noche para disfrutar el espectáculo “Entre Mundos” de Siudy Garrido[1], en su despedida del país, antes de iniciar una nueva temporada en los Estados Unidos, concretamente en Brodway. El habitual homenaje a mi madre y mis muertos en el Cementerio del Este, un par de “buenos” almuerzos y obvio, algo de shopping en los centros comerciales más visitados de la capital. Justamente el día domingo, buscando en uno y otro, dada la sorpresa que nos depara el cumplimiento de la nueva Ley Orgánica del Trabajo en su estimulo a la vagancia y no al ocio, topamos con librerías cerradas y en medio de aquel deambular meridiano, fuimos al Centro Comercial Paseo Las Mercedes y por curiosidad, más que por deseos de ver y comprar, entre a la “Librería Nacho” y allí me sorprendí con una alta columna de libros que recién eran incorporados al inventario.

La verdad, el color más que la altura, llamó mi atención y … Oh¡ sorpresa, literalmente me tropecé con la nueva novela de Sonia Chocrón, “Sabanas negras”. Me sorprendió el hecho por la brevedad del tiempo transcurrido entre la publicación de su primera novela, “Las mujeres de Huodini” que apenas había terminado de leer  y la aparición de esta otra, la segunda. Ni pensarlo, fue el único libro que adquirí allí. Es que de verdad, la Sra. Chocrón despierta interés por acceder a la narrativa de sus textos en cuanto la creación intelectual que hace de sus novelas. Me atrevo a decir que, al igual que en el caso de las sabrosas conversaciones que despierta en los espacios virtuales del twitter, ello pueda estar asociado a la cadencia sensual de su escritura, provista de una dinámica envolvente que atrapa la atención del lector, no digo lectora, ante la posible picardía del metamensaje que se descubre tras algunos pasajes de sus novelas.

El discurso narrativo se estructura desde la perspectiva temática de la intriga criminal y el suspenso detectivesco por alcanzar la verdad acerca de las causas de la muerte de Margarita Latuff Alea (Nombre que por su origen árabe es digno de atención en el marco referencial de la autora). La novela tiene como base de su desarrollo, las prácticas de la “trata de blancas” en el medio y mundo de los certámenes de belleza, en este caso del Señorita Belleza Venezuela.  Evidentemente,  no entrare en detalles de la trama que han de quedar para que cada quien se procure un ejemplar de la novela y pueda leerlo a discreción a la vez que pueda disfrutarlo como corresponde. A diferencia de su novela anterior, en la que el escenario se nos hacia presente en las calles de Paris y el este de Caracas entre 1939 y lo tiempos actuales; en esta oportunidad el contexto espacio – tiempo se aloja exclusivamente en la ciudad de Caracas, ubicándose en lo geográfico desde el centro, en la avenida Baralt, hacia el este. El año, uno cualquiera de este lustro, tal vez el año pasado por señalar alguno. 

Ahora bien, sin hablar del desarrollo de la novela, si cabe hablar de sus protagonistas, Nina es la principal, el otro es Francisco Javier “Cacho” Rondón. Corresponderá a Nina, azuzada por Cacho,  asumir a su lado el rol de investigadora, para lo cual hace uso de una lucidez analítica que puede apreciarse en términos de la limpieza y brillo de su intelecto, entrenado para el ejercicio de funciones secretariales pero que, ante la injusticia que intenta dar carácter distinto a las motivaciones del hecho, en perjuicio de la víctima, admite la sociedad para llegar, mediante inteligente pesquisa de ambos, al autor cuya participación material e intelectual, queda asociada no, a uno, sino a dos  crímenes.

Nina es una mujer que al ejercicio de sus eficientes labores como secretaria en el canal de televisión que maneja la explotación comercial del concurso de belleza, adosa su condición de madre soltera, a la vez que su figura, al margen de su estatura, habla de una mujer atractiva aunque sin grandes aspiraciones en la vida más que su dedicación a la crianza del infante que motiva todo su desvelo y preocupación maternal. Ya se enamorará y tendrá ocasión para el disfrute del acto amatorio con un hombre que filtrara su imagen a través de los azules de su mirada.

Como apunta Kundera[2], “la novela es el lugar donde la imaginación puede explotar como en un sueño y que la novela puede liberarse del imperativo aparentemente ineluctable de la verosimilitud” (1986: 28), en consecuencia se hace evidente que Sonia nos plantea un tema que por lo que veo, va siendo explotado de a poco en la novelística nacional de hoy, habida cuenta que esta misma editorial ha dado a la luz una serie denominada “Vértigo”[3], donde una joven periodista se estrena como escritora teniendo como base en secuestro de una miss, si bien el carácter del tratamiento narrativo es de corte policial, lo cual no ocurre – a mi entender -, en el caso de “Sábanas negras”.

En ese orden de ideas, el contexto venezolano actual se caracteriza por el esfuerzo que se hace desde el gobierno para subvertir principios y valores que sustentan nuestras características como pueblo y sociedad, trastocándolos en otros que han de soportar la emergencia del “hombre nuevo” que habrá de rescatarnos de la ruina moral en la que nos encontramos como colectivo societal. Ese intento se ha hecho acompañar de incremento en los indicadores de inseguridad personal, asociados a un aumento de la violencia criminal cobijados bajo el manto de la impunidad. Aunque vinculados en el hilo de la trama, los acontecimientos que en lo familiar horadan la seguridad de Nina, llegan a constituir una reflexión sobre las organizaciones criminales que se han instalado en el país y del cómo se asocian y “legitiman” en los más elevados ambientes y con los más sórdidos personajes de nuestra sociedad en la “Cultura del espectáculo”[4], e incluso con la participación de quienes tienen la responsabilidad de evitarlo, en este caso, los defensores del orden: La propia policía. 

Interesante resulta llevar la asociación del estado del tiempo y los eventos que ocurren y se desarrollan en la trama de la novela. Desde los chubascos aislados y el ligeramente soleado, pasando por la abundante nubosidad con precipitaciones dispersas primero y después sin ellas, luego, lluvias intensas, hasta el mayormente soleado y la claridad de los hachos en el capítulo final.  Del mismo tenor, la cara oculta del “negocio” en la palabra “mokita”, expresión de origen kivila, lenguaje hablado en Nueva Guinea y cuyo significado corresponde a “truth that everyone knows but nobody speaks”. Verdad que todo el mundo sabe y calla. Yurima y “Cochino frito”, ambos expresión de la gente humilde y sus valores colaboracionistas. Las promesas de beodo que siempre se cumplen, no así las de borrachos. Por otra parte, una expresión que he de buscar porque hacía mucho tiempo no la leía o escuchaba, el referente “matica de café” para establecer que a alguien la han matado. De inmediato no veo la asociación, ya la obtendré.

Nuevamente, felicitaciones a Sonia Chocrón por este nuevo éxito sumado a su larga carrera literaria e intelectual. Al igual que la anterior, una excelente novela para el disfrute de un mejor rato durante su lectura.



[1] GARRIDO Siudy (2013) Entre Mundos. Sala Rios Reyna. Teatro Teresa Carreño. 1 y 2de junio. Caracas
[2] KUNDERA Milan. (1986) El arte de la novela. Fabula Tusquets Editores. México.
[3] IGLESIAS María Isoliett. (2012). Me tiraste la hembra pa´l piso. B. Venezuela S. A. Caracas
[4] VARGAS Llosa Mario (2012) La civilización del espectáculo. Alfaguara / Santillana. Caracas


No hay comentarios:

Publicar un comentario