Datos personales

Mi foto
Farmacéutico. Profesor Titular en la UDO. Consultor y Asesor de Empresas en el sector privado; organizaciones gubernamentales en el sector público y persinas naturales. Estudios de especialidad, maestria y doctorado. Gerencia de ciencia y tecnología; planificacion financiera; planificación de la educación superior; gerencia de organizaciones; gerencia política y gobernabilidad. Pensamiento complejo. Historia de Venezuela. Docente investigador de Postgrado. Coach con Certificación Internacional de CIC. Locutor certificado por la UCV.

lunes, 26 de mayo de 2014

La conciencia de la Lealtad



Análisis del libro fichado como: 
GIUSSEPE ÁVALO ANDRÉS RAMON (2014) La conciencia de la Lealtad. Confesiones del general en jefe Jorge Luís García Carneiro, sobre el golpe de Estado en Venezuela de abril de 2002. Metrópolis. Caracas

Narración del general en jefe García Carneiro, realizada en primera persona, sobre los “sucesos más importantes de la historia social, política y militar venezolana, ocurridos en las postrimerías del Siglo XX y en la primera década del Siglo XXI.”

Hoy es 26 de mayo de 2014. A mediados de la semana pasada propuse a María Eugenia viajar a Puerto La Cruz en fin de semana. Las razones, posibilidad de una reunión de trabajo que se nos confirmo el jueves por la noche; visitar el apartamento y ver el avance de los trabajos y que ella disfrutara un par de días al lado de su hija y, finalmente, tomar un par de días de descanso e ir a la playa, lo necesitaba y aún lo necesito, debo hacerlo. El sábado después de mediodía le dije que iría a Plaza Mayor, mi intención como siempre, visitar librerías y practicar un deporte que hago con frecuencia, ventanear tiendas. Así lo hice.

Al visitar la librería, me llamaron la atención un par de libros de reciente edición, tal vez porque en este momento del país, hasta los libros escasean, y ambos, me parecieron útiles para con  mis actividades de asesoramiento. Uno de esos libros es “La conciencia de la Lealtad”, un relato del general en jefe García Carneiro acerca de los acontecimientos vividos durante los días del frustrado golpe de estado de 2002, para unos, días de vacío de poder, para otros, dependiendo de la óptica política y académica con la que se valoren esos acontecimientos. 

Lo he tomado esta mañana del lunes para iniciar su lectura, lo hice con mucho interés. Sin embargo, a esta hora y luego de haber leído lo que sería el primer capítulo, ya asomo una conclusión: Primero, se trata de un contenido intelectualmente pobre y pudiéramos pensar que ha de ser de esa manera por cuanto se trata de la relatoría de unos acontecimientos ocurridos y donde tuvo participación activa. Pero es que la pobreza intelectual no radica allí sino en las explicaciones que expone alrededor de los mismos. Pobreza intelectual que llega al extremo de ser promotor de la idea de que Hugo Chávez ha de ser considerado, honrado y elevado a la categoría de prócer de la república. Segundo: Tan solo leer el primer capítulo, “Construyendo la conciencia y el liderazgo” (pp. 21 – 31), no puede suponerse otra cuestión sino que en quince años el país no ha cambiado para bien sino que sus condiciones han empeorado y la noción de patria que hoy se intenta instaurar en el alma venezolana gracias a la propaganda oficial,  es una falacia si se comparan las razones que llevaron a los actos insurgente del año 1992 por parte de la oficialidad militar y las condiciones del país de hoy, idénticas y en algunos  casos exageradas al comparárseles con la Venezuela de aquel momento.

Uno  cuestión sí, que me resulta altamente grata. Los orígenes familiares de García Carneiro son los mismos que han correspondido a miles de venezolanos nacidos en hogares humildes pero honrados, en los que la educación de los hijos – en medio de las limitaciones materiales -, constituyó prioridad para nuestros padres, por cuanto el hogar donde crecí y recibí mi primera formación, como un hogar similar al de García con la cuasi única diferencia de que él vivió en El Valle y yo en Catia. Su humildad y formación familiar me parecen de una extraordinario valor moral. Y  no dudo de su amor por el país, solo que en mi opinión ha tomado el camino que como estamos viviendo, no nos lleva al puerto que desde ese amor por el país, todos deseamos para todos los que hemos nacido en esta Venezuela de la contemporaneidad política. La que se inicia a mediados del siglo pasado y esta década y lustro que van corriendo en el tiempo del siglo actual.

Hay hogares pobres y hogares humildes, no intentemos en búsqueda de la aceptación del compromiso social, confundir una y otra categoría de análisis conceptual. La humildad de un hogar no implica falta de recursos materiales, que los hay aunque en poca monta pero que bien administrados bajo la responsabilidad de padres efectivamente responsables, han permitido su sostén y abierto las posibilidades de ascenso socioeconómico a los integrantes del mismo. García Carneiro es parte de esas generaciones. No es el caso de los hogares pobres que hoy, el propio gobierno reconoce un incremento del renglón y los hogares allí inmersos, por encima del 8,00 %. Esos hogares pobres son los que se encuentran integrados en la marginalidad y que ven a todo aquel que progresa cono un enemigo, más aún cuando la base de la propaganda oficial ha sido esa. ¿Entonces? Allí caen y rueda por el piso toda argumentación que como la hasta ahora expuesta en el texto narrativo de Giussepe y García, dio lugar al 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992 y hoy justificaría, bajo signos de similar argumentación, una nueva asonada contra la Constitución, que al final es a quien se debe lealtad y obediencia por cuanto ese es el mandato del referéndum que la mayoritariamente la aprobó en diciembre de 1999.

Y, sigo leyendo y analizando para ustedes....

No hay comentarios:

Publicar un comentario