Datos personales

Mi foto
Farmacéutico. Profesor Titular en la UDO. Consultor y Asesor de Empresas en el sector privado; organizaciones gubernamentales en el sector público y persinas naturales. Estudios de especialidad, maestria y doctorado. Gerencia de ciencia y tecnología; planificacion financiera; planificación de la educación superior; gerencia de organizaciones; gerencia política y gobernabilidad. Pensamiento complejo. Historia de Venezuela. Docente investigador de Postgrado. Trainer Coach. Locutor certificado por la UCV.

sábado, 13 de abril de 2013

Me tiraste la hembra pa´l piso



“El secuestro”, “la noticia”, “la antimiss” y “no tengo idea mi amor” corresponden a los subtitulos de los cuatro capítulos a través de los cuales fluye la trama de esta interesante novela del genero policial que, al más puro estilo del Subinspector Gumersindo Peña, personaje creado por Marcos Tarre, nos retrata la realidad actual del país de cara a un delito que dada su dinámica económica ha devenido en un sector importante de la industria del crimen y la inseguridad nacional: EL secuestro.
Bien llevada por María Isoliett Iglesias, la narración fluye entre ambos extremos del delito, las víctimas y los victimarios, desvelando pensamientos, ideas y personas de uno y otro lado. Una mujer cuarentona y aún sabrosa y buenota que no está dispuesta a perder los beneficios de su pertenecía a la alta burguesía a la vez que frustrada en el logro de sus sueños, toma por asalto la tranquilidad de su hogar para delinquir en beneficio propio por la arista de las emociones fuertes primero, las eminentemente sexuales a escondidas del marido, después las del secuestro contratado para recobrar algo de su capacidad de gasto y mantener su delirante doble vida. Esa es Sofía Cavideas de Obelmejias.
Por ahora no sabremos de la suerte de Darwin Tañón, alias Chispa e´ Yesquero, de su “Negra” la Yubi y el futuro de sus dos carajitos. Sabemos que termino sumergido en el doble fondo del piso de su guarida mientras cuatro de los ocho miembros de su banda morían en el entrompe liderado por la Comisario Cecilia Falcón, quien entre otros, da muerte a su propio hermano, Rodrigo, el integrante más reciente de la banda, quién murió con el sabor de los besos de la miss en sus labios. Alanis Cavadias, la víctima del secuestro fue aparentemente la única mujer que llegó a admirarle e interesarse por él. Síndrome de Estocolmo tal vez, aunque muy prematuro en el tiempo para que así fuese.
Debido a su formato de bolsillo, la novela se lee rápidamente. Son doscientas sesenta y cinco páginas que tal vez por una cuestión de costos presenta una encuadernación de baja calidad y las páginas se desprenden solas por lo que hay que tratar el libro con mucho cuidado para evitar dañarlo y perderlo. Pertenece a una serie: Vértigo, lanzada por la editorial bajo la dirección de a escritora Mónica Montañés donde la una de las reglas primordiales refiere que ha de tratarse de un crimen en el que la víctima, la victimaria o la encargada de resolver el caso habría de ser una mujer. En este caso, los tres roles son atribuidos a mujeres. Alanis, es la víctima, Sofía actúa como criminal o victimaria y Cecilia Falcón participa activamente, coordina y dirige la solución del caso.
Cecilia Falcón resulta finalmente ser la hija de un comisario del mismo cuerpo policial al que ingreso siguiéndolas huellas de su padre, fallecido a manos de criminales en una acción policial en la frontera colombo – venezolana. Joven, de apenas treinta y tres años, soltera pero con demostrada capacidad para amar, de acuerdo a su propia manera de ver el amor de pareja y eficiente funcionario policial que ha tenido sus aventuras y devaneos amorosos. Gumersindo Peña, quien aparentemente le daba fuertemente en la “medre” por decirlo de alguna manera y el Subinspector Otero, quien es el encargado de turno en una relación que llega a tomar por cama las propias oficinas del cuerpo policial en arrebatos llenos de adrenalina sexual. La relación filial entre Cecilia y su padre no queda del todo clara en la novela, al menos para mí.
El resto de los personajes, aunque algunos llegan a ser relevantes en cuanto su participación en la trama, forman parte del reparto. Pedro Cavadias, José Hernández y Darwin Tañón, alias Chispa e´Yesquero, destacan el segundo circuito de los personajes.
El eje a partir del cual se desarrolla el argumento está constituido por la rivalidad afectiva entre Sofía y su hija adoptiva Alanis. La incapacidad para terminar aceptándola como parte de su vida superando las frustraciones inherentes a su imposibilidad de concebir y tener que adoptar, así como sus propias frustraciones de ser humano y mujer, cansada de un matrimonio que se sostiene solo con  base en las conveniencias económicas y sociales, termina arrastrando a la madre a planificar el secuestro de su “hija” con la idea de hacerla ganar el concurso de Miss Venezuela en el que participaba como parte de la proyección de los fracasos y deseos y su “madre”.
El otro eje argumental emerge en la familia de Cecilia Falcón, su madre y su hermano Rodrigo, un joven retraído, de baja autoestima, necesitado de atención y aceptación social de la que no disponía en los círculos donde acudía ya que, a decir de él mismo, era una especie de fantasma que nadie veía hasta encontrarse con Miss Sucre en la guarida de su encierro bajo secuestro, luego de ser motivado a enrolarse en la banda de Chispa e´ Yesquero, por sus amigos de la Universidad católica Andrés Bello, donde estudiaban los cuatro y donde además había sido visto por Alanis, quien también es estudiante de esa misma universidad.
Lo demás lo pone la experticia de la autora en su aprendizaje de la calle trabajando la fuente de sucesos para el Diario El Universal. Como siempre, todo cuanto crea en ser humano se mueve entre dos extremos, es útil por sus bondades o poco atractivo por sus carencias o consecuencias negativas derivadas de su uso. A mi manera de ver, se trata de una novela bien lograda, Entusiasma y clama nuestra atención de principio a fin y de un solo tirón. Habrá que leer otras obras de esta colección para tener una visión más amplia de la misma, de sus alcances y repercusiones. Por lo pronto nos encontramos ante una producción intelectual que puede dar lugar a constructos argumentales que traducidos al guión cinematográfico, abran nuevos caminos y posibilidades al genero policial y de sucesos, tanto en el cine como en la televisión nacional.
“-Me tiraste la hembra pa´l piso.
-¡Cómo indiecita?
-Que los malandros son unos filosófos populares papi. Me tiraste la hebra pa´l piso… Me la tumbaste del pedestal, por decir lo menos.” (p. 265)
Es la narración final de la novela, cuando Alanis es advertida por su padre, Pedro Cavadias, de que la autora intelectual de su plagio. Fue su propia madre. Me tiraste la hembra pa´l piso, como bien le respondió Rodrigo cuando Alanis le pregunto, significa en el lenguaje coloquial de la guarida _Que una  mujer muy querida te decepciona al punto de merecer la muerte.” (p. 200). Es una expresión que solo se menciona tres veces en el relato de Iglesias, la primera, cuando Chispa e´Yesquero se va a tira a su jeva para relajarse porque necesita desetresarse: “me escapo pa´donde mi negra. Necesito tirármela pa´relajarme. Esa es la única hembra que nadie me la va a tirá pa´l piso.” (p. 125). Eso es esta novela.
Fuente: 
IGLESIAS María Isoliett (2012). Me tiraste la hembra pa´l piso. B. Caracas
BOR/ Abril, 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario